GI Rights Hotline

Separaciones (discharges) e información para militares

Llame al 1-877-447-4487

Ausencia del Servicio Activo sin permiso (AWOL o UA)

Hoja informativa

Después de leer esta hoja informativa, por favor llame a la Línea directa (877-447-4487) para hablar de sus opciones con un consejero.

Ausencia sin permiso (AWOL o UA) del servicio activo

Cada año, miles de personas se ponen en contacto con la Línea directa de los derechos de los militares (GI Rights Hotline) buscando información sobre la ausencia sin permiso. El Army y la Air Force suelen llamar dichas infracciones “AWOL” y la Navy y los Marines suelen usar el término “UA”. Estar ausente sin permiso infringe el Artículo 86 del Código Uniforme de la Justicia Militar (UCMJ), el cual dice que:

Cualquier miembro de las fuerzas armadas que, sin permiso,

(1) no llega a su puesto designado a la hora prescrita;
(2) abandona dicho puesto; o
(3) se ausenta, o permanece ausente, de su unidad, organización o puesto en el que se requiere que esté presente a la hora prescrita;

será castigado de la manera de la que un consejo de guerra pueda ordenar.

Aunque sería ilegal si los consejeros de la Línea directa aconsejaran o ayudaran a alguien a infringir la ley, los consejeros sí le pueden ofrecer informaciones específicas sobre la ausencia sin permiso, las consecuencias de ella y las maneras posibles de resolver el asunto. Nuestros consejeros no le dicen a nadie qué hacer o no hacer, pero sí le ayudan a explorar las opciones teniendo en cuenta las consecuencias probables.

También es importante tener en cuenta y respetar las razones muy distintas por las que las personas deciden ausentarse sin permiso. Algunos buscan una separación (discharge). Algunos tienen que ocuparse de emergencias familiares y no pudieron conseguir el permiso para hacerlo. Algunos se van con precipitación por sentirse frustrado sin pensar bien en las consecuencias. Hay otros aún que se van para protegerse del hostigamiento y las amenazas o para recibir tratamiento médico por graves problemas físicos o psicológicos que las fuerzas armadas no han tratado. Cualquiera que sean las razones, los consejeros de la Línea directa pueden hablar de la situación. Además, los militares que se han ausentado sin permiso responden a su decisión de una gran variedad de maneras: algunos piensan que fue un gran error mientras que otros dicen que les salvó la vida. Por todo ello, pueden ser diversos los niveles de apoyo u oposición que les muestran los amigos y familiares, que también se preocupan por las consecuencias, a los que están ausente sin permiso.

¿Cómo obtener información exacta sobre la ausencia sin permiso?

Dados los factores que influyen en el caso y a consecuencia de la incertidumbre de cualquier cosa relacionada con las fuerzas armadas, nadie puede garantizar los resultados de una situación específica. Las fuerzas armadas se reservan el derecho de tramitar cada caso según sus propias circunstancias. Sin embargo, la Línea directa se ocupa de miles de casos cada año, así que sus consejeros suelen poder presentar una idea exacta de los resultados más probables.

Muchos militares que están ausente sin permiso se ponen en contacto con las fuerzas armadas para obtener información y saber sus opciones. A veces las fuerzas armadas les ofrecen información útil, pero en muchos casos la información no es cierta. Algunos miembros de las fuerzas armadas no tienen malas intenciones sino son mal informados de las actuales políticas o simplemente descuidados con los detalles. Algunos dicen cualquier cosa que pueda influir en que se entregue a las fuerzas armadas la persona ausente, sin tener en cuenta lo que quiere ésta. Uno siempre debe ser cauteloso ante cualquier promesa o trato hecho antes de que se entregue. No hay garantía de que cuando uno se entregue se cumpla ningún trato y la fuerzas armadas no son obligadas a cumplirlo. Ellas se pueden negar que hicieran el trato o pueden decir que la persona que lo hizo no tenía la autoridad de hacerlo. Ponerse en contacto con un consejero de la Línea directa puede ayudarle a confirmar o no la exactitud de la información ofrecida por las fuerzas armadas.

Muchas personas a las que las fuerzas armadas han dado de baja por haber sido ausente sin permiso describen sus experiencias en el Internet para ayudar a los otros. Aunque muchas de dichas descripciones tienen informaciones útiles, es esencial que uno se dé cuenta de que sus propias circunstancias pueden producir resultados muy distintos. Si uno busca información, es buena idea ponerse en contacto con la Línea directa de los derechos de los militares (877-447-4487) para obtener información completa y actualizada, aunque su situación pueda parecer idéntica a otra descrita en el Internet.

Entre los temas de los que se puede hablar con nuestros consejeros de manera anónima en una consulta gratuita y confidencial, se encuentran:

Cómo puede influir en los resultados la duración de la ausencia
Información atenuante que puede reducir la probabilidad o la severidad del castigo y cómo obtener la documentación médica o de otra forma
Cuánto suelen tardar las fuerzas armadas en dar las ordenes judiciales y cuántos esfuerzos hacen buscando a las personas ausentes
Consecuencias de estar detenido por las autoridades civiles o militares
Maneras de entregarse a las fuerzas armadas
Recursos legales de los que se puede disponer
La diferencia entre el cargo de deserción bajo el Artículo 85 del UCMJ (el cual supone la intención de no entregarse nunca o de evitar funciones peligrosas o importantes) y simplemente ser clasificado administrativamente como “desertor” (ausente treinta días)

Los consejeros de la Línea directa también pueden ofrecer información útil respecto a los militares que están ausentes sin permiso y detenidos temporalmente.

¿Qué clases de castigo se pueden imponer por ausencia sin permiso?

A las personas que quieren consejos específicos acerca de los castigos impuestos por la ausencia sin permiso, les es poco útil la frase “de la manera de la que un consejo de guerra pueda ordenar” del UCMJ. Los castigos reales pueden variar entre absolutamente nada y un consejo de guerra general, que puede imponer una condena de separación deshonrosa (dishonorable discharge), la cual es una condena al nivel de una felonía, y también años en la cárcel. La mayoría de los castigos se encuentran entre estos dos extremos. Para intentar impedir que los militares se ausenten sin permiso, muchos mandos hacen circular amenazas de las peores consecuencias y los castigos más severos. En particular, aunque a muchas personas se les dice que la deserción en tiempo de guerra lleva la pena de muerte, las OIF y OEF son reconocidas como acciones policíacas en vez de guerras aprobadas por el Congreso y hace decenios que a nadie se le impone dicho castigo. Dichos rumores producen miedo así que muchos militares ausentes son renuentes a entregarse a las fuerzas armadas para resolver el asunto. Muchas veces una persona siente aun más miedo por creer que es la única persona que está en su situación mientras que en realidad hay miles de otras. En la mayoría de los casos, el castigo impuesto cuando el militar se entregue o esté detenido es menos severo que el que temían él, su familias y sus amigos. La mayoría de los casos son resueltos sin consejo de guerra.

El castigo específico que será impuesto en una persona dependerá de varios factores y el consejero de la Línea directa puede hablar de todos:

Cuerpo militar y componente
Duración de la ausencia
Antigüedad en el servicio
Lugar de entregarse
Estar detenido o entregarse
Intención del militar
Factores atenuantes
Criterio del mando