GI Rights Hotline

Separaciones (discharges) e información para militares

Llame al 1-877-447-4487

Movilización de los reservistas

Aunque los reservistas saben que pueden ser llamados al servicio activo algún día, a muchos de ellos les inquietan las ordenes cuando lleguen. Algunos que fueron traslados a las reservas después de un período de servicio activo se creen que ya “se terminó” su servicio. Otros se inscribieron en las reservas para recibir los ingresos adicionales, el entrenamiento de trabajo o el dinero para pagar su educación sin pensar que puedan ser miembros de la fuerzas armadas activas. Cada año, cientos de personas se ponen en contacto con la Línea directa de los derechos de los militares en busca de información sobre la movilización de los reservistas. Entre ellos se encuentran reservistas que están en el servicio activo de todos los cuerpos militares, miembros de las IRR y miembros de la National Guard del Army y de la Air Force.

Muchas personas no entienden muy bien la relación entre las reservas y lo demás de las fuerzas armadas. Las fuerzas armadas mantienen a las reservas con el propósito explícito de tener fuerzas adicionales que pueden ser movilizadas siempre y cuando crean que sería útil. El Título 10 del USC (el Código de los EEUU) permite que el gobierno federal (el Presidente o el Congreso) incorpore al servicio activo a los reservistas que si no fuera por ello caerían bajo jurisdicción del Título 32. En algunas circunstancias (como las que existen actualmente en el Army), en una movilización como esa también se permite que, por medio de las órdenes “Stop Loss/Stop Move” de los cuerpos militares, se retrase la fecha del fin de servicio de un militar más allá de la obligada por el contrato. La Ley de la autorización de la defensa del 2008 obliga que a los reservistas se les avise de una movilización con por lo menos 30 días de antelación, aunque es permitido no aplicar dicha ley. Ser movilizado puede llevar consigo una penuria de algún grado a los reservistas que si no fuera por ello podrían apartar de su vida civil sus funciones militares como “un fin de semana al mes”, un entrenamiento anual o, en el caso de los miembros de las IRR, a lo sumo una asamblea ocasional. Recibir las ordenes de una movilización al servicio activo a tiempo completo a menudo hace que los reservistas vuelvan a pensar en su relación con las fuerzas armadas. Los consejeros de la Línea directa pueden ofrecer una consulta gratuita y confidencial sobre las opciones que tiene alguien que es movilizado.