GI Rights Hotline

Separaciones (discharges) e información para militares

Llame al 1-877-447-4487

Documentación para una separación por otras designadas afecciones físicas y mentales

Con respecto a algunas de estas afecciones, los mandos locales son reacios a creer que el problema exista y a otorgar una separación. La documentación médica o psiquiátrica es vital.

La mejor documentación para un trastorno de personalidad es un examen psiquiátrico actualizado y meticuloso. Aunque las fuerzas armadas requerirán un examen psiquiátrico hecho por un psiquiatra o psicólogo clínico autorizado militar, los civiles suelen ser más meticulosos y mostrar más simpatía que los médicos militares.

Los mandos y psiquiatras militares pueden exigir que se les diga por qué consultaste a un psiquiatra civil, aunque es perfectamente legal hacerlo. Miembros pueden justificar la consultación con que su estado emocional les asustaba; es mejor no hablar de separaciones.

Puede servir escribir una carta adjunta que explica las dificultades que enfrentas en desempeñar tus funciones y lo que has intentado hacer para aliviar el problema. Dicha carta no debe ser una petición para una separación sino un resumen de los problemas que tienes.

Es posible que la línea directa para los derechos de los militares (GI Rights Hotline) te pueda ayudar a encontrar psiquiatras o psicólogos autorizados que te puedan apoyar y que estén dispuestos a informarse de los criterios y procedimientos militares.

No sirve describirle detalladamente al psiquiatra cómo te han amargado la vida las fuerzas armadas. En vez de hacer eso, habla de tus propios sentimientos y acciones, simplemente sin echar la culpa a las fuerzas armadas. Lo mejor siempre es ser abierto y honesto.

Aunque es importante ser honesto, no des al psiquiatra informaciones comprometedoras sobre actividades ilegales (el uso de las drogas o los actos homosexuales, por ejemplo) sin que quieras que informaciones así sean partes del informe. ¡No hay confidencialidad entre médicos y pacientes en las fuerzas armadas! No enfatices tu deseo por una separación, sino céntrate en hablar de los problemas que tienes.