GI Rights Hotline

Separaciones (discharges) e información para militares

Llame al 1-877-447-4487

Desempeño y conducta al nivel inicial (Entry Level Performance and Conduct Discharge, Entry Level Separation)

Las fuerzas armadas tienen su propio estilo de vida con sus propios estándares de conducta, costumbres, tradiciones, presiones y expectativas. Como nuevo recluta, tienes que cambiar tu manera de pensar en ti y en los otros. Te enfrentas con programas de entrenamiento difíciles y muchísimas normas. También pierdes muchas de las libertades de las cuales gozabas como civil. Si no te has adaptado al mundo militar y demuestras que no estás triunfando en él, puede que tengas derecho a una separación (discharge) por desempeño y conducta (deficiente) al nivel inicial (Entry Level Separation, ELS). Puedes obtener esta clase de separación sólo si aún no ha terminado tu período de nivel inicial.

Piensa en buscar una separación por desempeño y conducta al nivel inicial si: crees que te equivocaste al alistarte en las fuerzas armadas, no puedes acabar el entrenamiento o no estás dispuesto a hacerlo, experimentas angustia o te cuesta hacer frente a la vida militar.

Entre los motivos para esta separación se encuentran la falta de aptitud, el hecho de que no te hayas adaptado al ambiente militar o no hayas adelantado adecuadamente en un programa de entrenamiento obligado, la falta de esfuerzo, síntomas psicológicos o relacionados con el estrés, la falta de autodisciplina o pequeñas infracciones de disciplina. Si un militar entrega una solicitud para una separación por dependencia o penuria o por objeción de conciencia durante su período de nivel inicial, puede que se le conceda una separación al nivel inicial.

El mando puede iniciar los trámites de la separación al determinar que el desempeño o conducta deficiente de un miembro demuestra que no es apto para más servicio militar. Para conceder una separación al nivel inicial, el mando tiene que juzgar que los problemas que el miembro tiene con el servicio militar no son intencionados. No será procesada esta separación si tu mando cree que finges tus problemas o actúas así a propósito para evitar el servicio militar. A los comandantes también se les informa de que nada les debe impedir que te impongan una separación (quizás con castigo más severo) por otros motivos si se aplican a tus acciones.

Una separación de esta clase es iniciada por el mando, lo que quiere decir que no hay procedimientos para solicitarla y tampoco tienes derecho a ella. No es fácil conseguir pronto una separación así y los trámites pueden ser complicados. El propósito de las normas de separación es facilitar que los comandantes mantengan buen orden y disciplina. Tienes que convencer al mando que una separación es merecida y más conviene a las fuerzas armadas. Llámanos a la línea directa de los derechos de los militares para que te ayudemos.

Los criterios de esta separación varían un poco de cuerpo en cuerpo de las fuerzas armadas. Para ver los detalles, ve las normas de los cuerpos.

Aunque esta separación existe para la conveniencia de las fuerzas armadas, a los reclutas que andan en busca de una separación les presenta una oportunidad de conseguirla. Puede ser posible convencer al mando que te separe aunque nunca hayan separado a nadie por no haberse adaptado a la vida militar. El objetivo es convencer a las fuerzas armadas que es un desperdicio seguir pagándote o entrenándote.

Usa tu inventiva con los varios criterios que se encuentran en las normas. Algunos de estos criterios son tan amplios y vagos que hay muchas circunstancias a las que se pueden aplicar. Por ejemplo, la falta de adaptación al ambiente militar o no adaptarse socialmente o emocionalmente a la vida militar puede cubrir cualquier cosa desde una incipiente objeción de conciencia a la guerra hasta una fuerte aversión a la vida militar. Otros criterios son más específicos, por ejemplo la falta de progresar adecuadamente en un programa de entrenamiento obligado, exceder los estándares de grasa corporal, embarazo o pequeños infracciones disciplinarias.

Describe los problemas con la mayor precisión posible. Cuantos más problemas describas hay más posibilidad de que el argumento para una separación pueda convencer al mando. Sin embargo, no finjas problemas que no existan. Te puede tentar echarlo todo a perder a propósito, no pasar exámenes a propósito, desempeñar tu función lentamente o hasta portarte mal. Sin embargo, de cualquier acto intencionado de desempeño deficiente o mala conducta puede resultar un castigo no judicial, una corte marcial o una calificación de servicio desfavorable.

La fuerzas armadas conceden el número más grande de separaciones ELS durante el entrenamiento básico o avanzado. Pues, es más probable que se conceda esta separación antes de que se termine el entrenamiento, cuando a los comandantes les perjudica menos perder a un militar. Al llegar a tu base de servicio, las fuerzas armadas ya habrán invertido mucho más en ti y es menos probable que tu nuevo comandante te conceda una separación por desempeño y conducta al nivel inicial o incluso puede ser que no esté familiarizado con esta clase de separación.