GI Rights Hotline

Separaciones (discharges) e información para militares

Llame al 1-877-447-4487

¿Me hostigarán?

A los reclutadores, las Normas de Reclutamiento del Army les prohíben amenazar, presionar, manipular o intimidar a los miembros del DEP y les prohíben impedir peticiones de separación (USAREC Reg 601-56, 3-1c). Las Normas de la Navy dicen que la idea de una fuerza completamente voluntaria no se conforma con el amenazar a un miembro del DEP con actos disciplinarios o el presionarle para que cumpla sus obligaciones “contractuales” (COMNAVCRUITCOMIST 1130.8H, 040106, Note 1). Los Marines no dicen, en términos claros, que prohíben el hostigamiento, pero sí dicen claramente que una persona puede retroceder del DEP. Sus Normas de Reclutamiento, bajo “Deseo de quedar suelto” o “Intención de No Presentarse”, dicen “Si la persona insiste en salir del alistamiento, será separada del programa” (MCO P1100.72C, 4301, 3d(2)).

No obstante, cada día oímos que los reclutadores siguen hostigando a personas que se decidieron a no unirse a las fuerzas armadas. Las tácticas de los reclutadores cambian a menudo, desde promocionar nuevamente las fuerzas armadas hasta hostigar, y se vuelven cada vez más agresivas. A través de la Línea directa para los derechos de los militares (GI Rights Hotline), algunas personas nos han dicho que los reclutadores vinieron a sus casas, llamaron a sus padres, vinieron a sus lugares de empleo e incluso intentaron secuestrarlas.

El reclutador te puede decir que tienes la obligación de ir, que firmaste un contrato y otras ideas como que “te quedarás en la cárcel cinco años”, “serás despedido con deshonra”, “nunca podrás conseguir empleo”. Nuestro favorito es “ve al entrenamiento básico (boot camp), y si no te gusta, puedes salir”. Nada de eso es verdad. En particular, si vas al entrenamiento básico, será mucho más difícil salir.